Sobre la autora:

Ana Matey (Madrid, 1978) es performer, artista visual e investigadora incansable. Su trabajo es una exploración profunda sobre los límites del cuerpo humano y su relación con la naturaleza, articulada principalmente a través de tres verbos clave: pasear, recolectar y desplazar. Su obra se ha mostrado en museos, galerías, teatros y espacios independientes por España, por Europa en Italia, Portugal, Francia, Inglaterra, Irlanda, Alemania, Polonia, Hungría, Holanda, Bosnia, Croacia, Noruega, Suiza y Finlandia; fuera de Europa en México, República Dominicana, Canadá, Marruecos, Indonesia y Japón. En lugares como el Museo Guggenheim en Bilbao, Centro de Arte FADO en Canadá, Museo Vostell en Cáceres, Museo Reina Sofía en Madrid, Galería Sesama en Yogyakarta, Iglesia San Marcos en Venecia, Cine Coliseum en Berlin, Museo de Arte Moderno en Tetuán, Teatro Universum en Helsinki, Fundación Monte Veritá en Suiza, Galería Dzialan en Varsovia, Galería Catalist Art en Belfast, etc. Ha recibido numerosas becas de creación las últimas en el Centro de Arte La Regenta y el Centro de Arte Contemporáneo Medioambiental Valdelarte.Desde el 2006 se dedica de manera paralela a la creación al ámbito de la dinamización, investigación y formación. Cofundadora de ElCarromato (2006/10), ARTóN (2009/14) y los actuales EXCHANGE Live Art (2012) y MATSUcreación (2012). Participa periódicamente en mesas redondas, conferencias y presentaciones.

Sobre la obra:

EVASIONES, es una de las primeras obras de la artista Ana Matey. Realizada entre el año 1999 y 2000, fue la primera obra expuesta en su trayectoria en el año 2001.La obra habla del proceso de renacimiento, entendiendo el acto de nacer y morir como un mismo proceso donde la transformación que sufrimos nos conduce a un nuevo estado. Esto hace referencia a Samsara, es decir, al ciclo de nacimiento, vida, muerte y encarnación.La Ley de Samsara, en las tradiciones filosóficas de la India; hinduismo, budismo, jainismo, bön, sijismo, entre otras. Sostiene que todo está en un ciclo de nacimiento y renacimiento. Lo que pasa por el ciclo de renacimiento es sólo un conjunto de sensaciones, impresiones, momentos presentes, y el karma que es transmitido. Normalmente Samsara se considera el opuesto de Nirvana. Es el estado de no-iluminación en el cual vivimos. La segunda parte de la palabra “sara” significa “ir”, “seguir” o “mover” y el prefijo “San“ lo que implica algo que es “lo mismo”, “junto a”, “conjunto” o “totalidad”. Esto tiene referencia a que Samsara se considera una ronda interminable de trasmigración, de nacer, morir y volver a nacer. También se califica como un estado de “auto-engaño”o ignorancia de la realidad de las cosas. Según el budismo el Samsara no tiene ni principio ni fin.

Descripcion Tecnica:

Fotografía analógica, papel baritado virada al selenio (calidad museística).Medidas 60x50cm Precio 250€ (con marco) Medidas 60x30cm Peq. 180€ (con marco)